Super Bowl XLVIII, el Gran Formato

 

 

 

sb48
En Nueva Jersey, bajo la nieve, la noche del domingo el nuevo ganador del Super Bowl , Denver o Seattle, refrendará ante 100 millones de espectadores en todo el mundo que el máximo evento de nuestros días sigue siendo el partido por la obtención del trofeo Vince Lombardi.


Por: Daniel Velázquez Ramírez


Para este año, la NFL optó por conceder la sede del Super Bowl XLVIII al estadio donde juegan los Gigantes y los Jets de Nueva York y que se encuentra casi a una hora de camino de la Urbe de Hierro, en Meadowlands, Nueva Jersey. Todo se diseñó para ser enorme, aún dentro de una ya exagerada parafernalia propia del Súper Domingo. Previsiblemente, sin embargo, el gélido clima imperante en la zona, el hecho de que el estadio es abierto y dado que los contendientes, representando a sedes lejanas, Denver y Seattle, con mercados sólidos pero regionales, no son precisamente famosos fuera de la cofradía de la NFL, el negocio adyacente al de la liga ha requerido constantes apoyos mediáticos propios de la Gran Manzana. Incluso se ha mencionado anecdóticamente que los equipos representan a estados que han aprobado fumar mariguana con fines recreativos desde 2012: Colorado y Washington, lo que podría expresarse como el "Moto Bowl" o "Tazón de la Hierba".


En México la transmisión podrá disfrutarse en más cadenas que si se tratara de un juego de la Selección Nacional del Piojo Herrera. Los anuncios televisivos en los Estados Unidos tienen un costo de 5 millones de dólares por 30 segundos, lo que incluye la obligatoriedad de hacer un minivideo nuevo capaz de marcar tendencias publicitarias para todo el año. Las distribuidoras cinematográficas presentan trailers de películas con altísimos presupuestos; autos de lujo y deportivos, comida chatarra, computadoras, refrescos y aseguradoras sobresalen por su creatividad y las estrellas contratadas como Carmen Elektra, Scarlett Johansson (editando su frase inicial donde lamenta la suerte futura de los gigantes refresqueros Coca y Pepsi), la corredora de autos Danica Patrick o el futbolista David Beckham son ejemplos de los representantes de la imagen deseada por las grandes empresas.


La música también estará presente de un modo espectacular con la cantante de ópera Renee Fleming interpretando el Himno a la bandera de las barras y las estrellas, además del multicitado espectáculo de medio tiempo a cargo del artista del año Bruno Mars, al que acompañaran los ya legendarios Red Hot Chili Peppers.


En lugar de formar un pabellón para la NFL Experience, la ciudad de Nueva York montó todo un boulevard de tres calles dedicadas al evento en pleno Broadway, aunque el público no lo disfrutó tanto debido a las condiciones meteorológicas especialmente gélidas.
En el aspecto deportivo, dos formas de ver el juego, dos victoriosas filosofías se enfrentarán y probablemente marcarán la tendencia para el próximo lustro: la imagen de respeto, experiencia, tradición y las variantes ofensivas que acompañan a los Broncos de Denver ante la explosión arrebatadora, irreverente y el tremendo golpeo que constituyen la base del éxito de los Halcones Marinos de Seattle.


Mi amigo Bronco


Los apostadores y simpatías están del lado de los del jersey naranja. No es para menos. Si las ofensivas venden boletos y conquista aficionados los Broncos de esta temporada se convirtieron en el ataque más espectacular y productivo de la historia, especialmente en el impresionante rubro del circo aéreo. El mariscal de campo Peyton Manning tiene un pasado casi mitológico propio del Ave Fénix de la NFL; su padre Archie tuvo tanto talento que era material de Pro Bowl aún en los eternamente perdedores Santos de Nueva Orleans del siglo pasado. Su hermano menor y menos talentoso Eli ha ganado dos anillos de jugador más valioso en un Súper Tazón con los Gigantes, mientras Peyton ganó uno pero también perdió un Super Bowl con los Potros de Indianápolis. Por si fuera poco, hace un par de años Peyton fue operado de las vertebras cervicales y dejó de jugar todo un año. Esa ausencia y las dudas sobre su regreso le costaron también el empleo: fue dejado libre por los Potros, que optaron por usar su elevado salario en la reconstrucción de un equipo en ese momento sotanero y que seleccionaron en primera ronda a su nuevo pasador Andrew Luck.


Varios equipos le ofrecieron atractivos contratos a Peyton, pero fue el Gerente General John Elway quien lo convenció de jugar para los Broncos. De un modo casi milagroso, el pseudolisiado resurgió de las cenizas e hizo de Denver un contendiente inmediato. Pero la NFL no es del todo la tierra de la fantasía y otra cenicienta deportiva se encargaría de detener a Peyton la temporada pasada. Así que el resurgimiento y la llegada al Super Bowl de este año son una casi inverosímil continuación de una historia que busca un final feliz. Peyton se caracteriza por su excelente lectura de las defensivas, lo que le permite realizar cambios de jugada en el último momento para burlar las cargas y atacar puntos débiles con precisión. Es como tener a un Coordinador Ofensivo dentro del campo. Su brazo aún es potente pero esta semana ha debido aceptar que continuamente lanza "bolillazos" o "patos" en lugar de las perfectas espirales de otras estrellas de la NFL, además de ver limitados sus entrenamientos por problemas en el tobillo.


Otra de las razones por las que Denver cambió es la motivación que los linieros ofensivos sienten al estar protegiendo a una leyenda del emparrillado. Especialmente los texanos de origen mexicano Many Ramirez y Louis Vasquez han hecho una conexión de hermandad que ha sido muy efectiva para ajustarse en los bloqueos en las jugadas audibles. El cuerpo de receptores, considerado apenas aceptable antes de la llegada de Peyton, es ahora de alto nivel con el ala cerrada Julius Thomas y los receptores abiertos Eric Decker y Demarius Thomas, hoy acompañados con la otra joya de los contratos de Elway, el pequeño Wes Welker. Para el juego terrestre, el arma principal es el poderoso y confiable Knowshon Moreno, que reporta para este juego con las costillas lastimadas.


La defensiva es eficiente en momentos específicos, con un sistema basado en la añeja 43, aunque anclando los frontales con el monstruoso Guardia Nariz Terrance Knighton (también un poco indispuesto en la semana), además de un cumplidor apoyador central Wesley Woodyard, mientras los apoyadores externos suelen ser el reflejo claro de las actuaciones defensivas, Danny Trevathan se coloca del lado débil de la ofensiva y Nate Irving por fuera del Ala Cerrada. El perímetro ha sido muy exigido y sus logros variables: los esquineros Champ Bailey y Dominique Rogers-Cromartie ya piensan en el retiro, mientras la piedra de toque en los profundos es el Safety Fuerte Duke Ihenacho. Se habla mucho de la ofensiva, pero esta unidad podría decidir el destino del Super Bowl XLVIII. La cereza en el pastel es la efectividad de los equipos especiales, destacando la confiabilidad del pateador Matt Prater, reponiéndose de tremenda gripe, y la espectacularidad del regresador Trindon Holliday.


En cuanto a experiencia en estas lides, Manning ha estado en dos Super Bowls, ganando uno y expresando que no ha vivido nada peor que perder otro; Wes Welker perdió dos como receptor de Nueva Inglaterra; Rogers-Cromartie perdió uno jugando con Arizona y el suplente Jacob Tamme perdió otro como parte de los Potros.


Finalmente, el Head Coach John Fox sigue en la banca a pesar de haber sido intervenido quirúrgicamente del corazón la temporada pasada y haberse ausentado un par de semanas en ésta por requerimientos médicos relacionados. Dejó la responsabilidad a Jack Del Rio, Coordinador Defensivo, quizá considerando que la ofensiva no tendría problemas en manos de Manning y el Coordinador Adam Gase, otro enamorado del juego aéreo. Fox representa la tradición de los entrenadores de la NFL, pero ha demostrado tener la mente abierta para dejar que su sistema sea perfeccionado por la ejecución y las audibles de Peyton. También conoce el ambiente de la Súper Semana, ya que perdió un Super Bowl como entrenador de Carolina.

 

Los Nuevos Ricos de Seattle


En 1997, Paul Allen, el socio y mejor amigo de Bill Gates, compró la franquicia de los Halcones Marinos de Seattle y pagó 194 millones de dólares. Inversiones en infraestructura, acompañado de un éxito deportivo todavía incipiente y el valor monetario del equipo supera los mil millones de dólares. Es una muestra del surgimiento de un equipo que parece capaz de todo, desde ser construido con base en el talento reclutado, adaptando sistemas al individualismo, innovando en diseños, entrenamientos, alimentación, investigación, relación con los aficionados, promociones y demás.


Para el Super Bowl XLVIII no son los favoritos, pero tienen a su favor muchos detalles históricos que, sin contar realmente, suelen ser curiosidades que acompañan a los a veces supersticiosos jugadores profesionales. Por ejemplo, los Halcones se enfrentaron a Broncos en la pretemporada y los vencieron con cierta facilidad, una mejor defensiva suele vencer a una mejor ofensiva, Manning es 0-4 en las condiciones climáticas que se presentarán, Denver es una de las franquicias con más derrotas en Super Bowl, el equipo que juega de blanco (como lo hará Seattle) ha ganado 8 de los últimos juegos de este tipo y mil cosas irrelevantes parecidas.


El entrenador Pete Carroll ha encontrado su nicho profesional perfecto. Surgió a la fama como entrenador colegial de los Troyanos de USC y pasó con más pena que gloria en Nueva Inglaterra y Carolina en la NFL, pero en Seattle ha podido aplicar sus ideas en forma exitosa. Se caracteriza por tratar de adaptar el sistema a las características especiales de sus estrellas, además de haber conocido las particularidades psicológicas de las generaciones que hoy juegan en la NFL; intenta ser cálido y protector, pero exige lo máximo de sus jugadores, a los que conoce profundamente. Ha formado un equipo formidable con ayuda del Gerente General John Schneider, con la intención de tener el máximo talento, incluyendo como factor de decisión las calificaciones universitarias y, en los cambios, el trayecto y el tipo de selección del jugador. La clave de Carroll es lograr que todo mundo alcance su potencialidad.


La construcción de los actuales Halcones Marinos es el draft, un hecho que era común antes de la era de la Agencia Libre y que hoy es difícil de lograr debido al poco tiempo que se tiene para desarrollar un jugador antes de que pueda irse a buscar un mejor contrato. Sin embargo, existen titulares en puestos clave que llegaron por las buenas artes de Schneider: tres de los linieros que hoy apuntalan la defensiva número uno de la liga, los Alas Chris Clemons y Red Bryant, además del tacle Brandon Mebane. A la ofensiva titular llegaron el Tacle Breno Giacomini y los corredores Michael Robinson y Marshawn Lynch.


La Defensiva juega un sistema moderno de 43 Abierta o "Sombrilla", apoyado en el dominio de los linieros defensivos, capaces de detener la carrera y presionar al pasador rival. En el Super Bowl XLVIII intentarán lo que casi nadie ha logrado: presionar y parar a la legenda Peyton Manning, buscando mantenerlo fuera del terreno por downs, intercepciones o hasta haciéndole recordar su edad y tobillo lesionado con algunas caricias. Los apoyadores destacan por su velocidad para cubrir pase y su fiereza: Bobby Wagner al centro, Bruce Irvin por la izquierda y Malcom Smith por la derecha de la línea. La joya es el perímetro. El sistema de Carroll obliga a los rivales a ir contra su fuerza principal, que son los esquineros especialistas en coberturas individuales. Byron Maxwell suele cubrir el lado derecho, donde al pasador derecho le cuesta más trabajo y tiempo tirar, mientras que el lado de los retos es la pradera del hoy famoso hablantín Richard Sherman. Sherman ha sido seleccionado por los equipos contrarios para ser el chivo expiatorio en los últimos partidos, especialmente ante San Francisco, pero el esquinero se ha mostrado imbatible; su desvío girando en el aire en la jugada que acabó con la reacción de los 49ers demuestra sus habilidades físicas y concentración, aunque luego fuera a provocar a los recién batidos gambusinos. Ha obtenido los reflectores que deseaba y seguramente Manning lo retará en algún momento del partido. En la parte profunda, dos feroces golpeadores, Earl Thomas y Kam Chancellor hacen recordar a las parejas más temibles de safeties en la NFL. La palabra clave que describe a esta defensiva es: intimidación.


Cuando Seattle tiene el balón también trata de ser intimidante. Simplemente envían a una pesada y muy sincronizada línea frontal anclada por el hoy barbado centro Max Unger. El golpeo de los linieros se acompaña de los bloqueos oportunos del ala cerrada Zach Miller y hasta las trayectorias cruzadas de los receptores Doug Baldwin y Golden Tate. Todo un aparato para dominar a los contrarios manteniendo la posesión del balón con los corredores Michael Robinson, en ocasiones especiales, y el espectáculo que representan los acarreos violentos de Marshawn Lynch, que llegara de los Bills y ha demostrado ser la fuerza desencadenada que le ha ganado el apodo de "La Bestia".


El mariscal de campo es el jugador de segundo año Russell Wilson, un joven que en ambas temporadas ha llevado al equipo a la postemporada. Wilson sigue a la perfección los planes de juego, ejecuta con precisión y, aunque tira poco, es muy efectivo al elegir a sus receptores. En su duelo particular con Peyton Manning tiene todo que ganar y casi nada que perder. Se encuentra ante la oportunidad de irrumpir como el representante más exitoso de la nueva generación de pasadores, demostrando que, aunque tiene la habilidad para correr el balón, es más útil al equipo si se mantiene sano y ejecuta con precisión.
El gélido emparrillado será, una vez más, testigo de las hazañas deportivas de los mejores atletas del orbe, en el momento de máxima exposición, el que separa a los grandes de las leyendas. Será un encuentro de contrastes y tendencias. Una renovada culminación de los anhelos de tantos y que será vivida por Broncos o Halcones Marinos. A luchar por la gloria en el Super Bowl XLVIII.



 

 

 

Imprimir Correo electrónico

Give your website a premium touchup with these free WordPress themes using responsive design, seo friendly designs www.bigtheme.net/wordpress