Ha llegado el momento de una nueva alianza entre China y México para promover estrategias comunes de desarrollo

economia-mexico-china

*El Centro de Desarrollo de la OCDE lanzó hoy el informe Perspectivas Económicas de América Latina 2016 en el Senado de México

Ciudad de México, 3 de febrero del 2016.- En su informe conjunto anual, Perspectivas Económicas de América Latina 2016, el Centro de Desarrollo de la OCDE, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) y el banco de desarrollo de América Latina reclaman una alianza mejorada entre China y América Latina (CAF). A medida que el fenómeno de la "riqueza cambiante" liderado por China –según el cual el centro de gravedad de la economía global se está desplazando hacia las economías emergentes– entra en una nueva fase y tiene un impacto sobre la economía mundial, América Latina debería tratar de responder a los retos planteados por su agenda de crecimiento inclusivo.

Los autores señalan que las relaciones comerciales entre China y América Latina han experimentado un aumento impresionante, con unos flujos comerciales que se han multiplicado por 21, y 23 en el caso de México, desde el año 2000, frente a un incremento mundial del triple al resto del mundo. La evolución de la participación china en los encadenamientos de la cadenas globales de valor de América Latina ha sido notable, llegando incluso a superar a las intrarregionales. En el año 2014, solo el 2% de las exportaciones totales de México tuvieron a China como destino y el 17% del total de importaciones del país provinieron de ese país.

Aunque la participación de México en las cadenas globales de valor (CGV) es superior al promedio de América Latina, en parte gracias a sus fuertes lazos con el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA, por sus siglas en inglés), su potencial comercial con China todavía no ha logrado desarrollarse al máximo.

América Latina debe avanzar en su agenda de integración, utilizando como base las plataformas existentes, tales como el Mercosur, la Alianza del Pacífico y CARICOM.

La integración resulta aún más crucial si se tiene en cuenta que la reducción de la demanda china de materias primas junto con la disminución de los precios continuará afectando a los exportadores latinoamericanos de productos y materias primas durante las próximas décadas. Para aprovechar el impulso de oportunidades las economías de América Latina y el Caribe necesitan, en primer lugar, implementar políticas de desarrollo innovadoras para satisfacer mejor la creciente demanda china, sobre todo en el sector de la industria agroalimentaria y los servicios. El diseño de políticas y de una estrategia verdaderamente efectiva en capacitaciones e innovación será esencial para conseguir estar a la altura del fortalecimiento del capital humano emprendido por China.

Un desplazamiento hacia industrias intensivas en conocimiento y tecnología, así como la optimización de los flujos financieros para subsanar deficiencias en materia de infraestructuras, podrían contribuir a sacar el máximo rendimiento de las ventajas que plantea la "nueva normalidad" de China. A pesar de la importante presencia china como prestamista bilateral, la mayoría de los préstamos a la región se concentran en Argentina, Brasil, Ecuador y Venezuela (91%, mientras que México solo recibe el 2% del total. En años recientes, los dos países han estrechado sus vínculos económicos y de cooperación, a través de varias alianzas estratégicas

 

 

 

Imprimir Correo electrónico

Give your website a premium touchup with these free WordPress themes using responsive design, seo friendly designs www.bigtheme.net/wordpress