Un deporte de brutos donde no juegan los brutos

fut-americanoEl futbol americano es considerado por muchos como un deporte violento en el cual dos equipos, 22 jugadores, juegan a golpearse unos a otros en pos de un balón. Pero, lejos de representar solo violentas tacleadas, increíbles pases o emocionantes jugadas que disfrutamos en la televisión o en el campo de juego, el futbol americano es una disciplina mediante la cual los jugadores aprenden la importancia del trabajo de equipo, la virtud de un espíritu fuerte, el deseo de superarse.

Por Aarón Gerónimo    

Es un deporte completo que deja satisfacciones muy grandes a quienes lo practican, porque no sólo es una lucha de poder donde la fuerza física represente la mayor ventaja: es una lucha de estrategia, energía, corazón y ganas por ganar en la que los dos equipos salen a demostrar lo que se ha aprendido a través de los entrenamientos.

Los arduos, desgastantes y duros momentos vividos dentro del entrenamiento, donde se suda hasta la última gota tratando de ser cada vez mejor, cada vez más fuerte, cada vez más rápido, cada vez más inteligente dejándolo todo en el campo de entrenamiento para que, cuando se requiera, se use. Cada gota de sudor, sangre, herida o golpe es parte del diario vivir de un jugador de fútbol americano. Ya que la importancia de un cuerpo apto, una mente ágil, el deseo de superarse y la fuerza de voluntad son necesarias en cada minuto del partido, pero también el respeto, respeto a tu equipo, a tus entrenadores, a tus compañeros, a ti mismo y sobre todo a tu rival, mucho respeto pero jamás miedo.

lombardiEl fútbol americano no debe ser tomado como un deporte de salvajes, es un deporte fuerte, que conlleva un riesgo, pero también que encierra grandes retribuciones.

El coach Ricardo Salas, ex jugador y actual entrenador del equipo Escarabajo de la liga de la Asociación Chiapaneca de Futbol Americano (ACHFA) comenta: "El fútbol americano es un juego de brutos, donde los brutos no juegan". El coach tiene bien claro que el objetivo del juego no es ver quién da el golpe más fuerte, si no quien logra más anotaciones; el marcador es el único golpe del que no te levantas, y esto sólo se logra entrenando diario, formando jugadores que amen a su equipo y con una virtud que no todos pueden ver en este deporte: la inteligencia.

El jugador tiene que ser lo bastante listo para comprender una jugada a la perfección, saber qué se debe hacer y qué no, conocer las fortalezas y debilidades de cada formación tanto en el equipo ofensivo como el defensivo. Todos los miembros del equipo deben conocer y razonar estas cuestiones, si alguno desconoce esto, no es un jugador completo.

Personalmente le debo a este deporte mi formación. A través de su práctica aprendí lo que significa el trabajo en equipo, que en cada jugada un jugador hace la diferencia entre ganar o perder. Si tú haces tu trabajo el equipo gana, pero tampoco puedes avanzar solo, todos a la par, todos trabajando en conjunto para un mismo objetivo. Esto es algo que no encontré en otro deporte.

El mayor exponente de la esencia del futbol americano es el gran entrenador Vince Lombardi, este hombre que revolucionó la manera de ver el juego y que a todas luces fue un ganador. Al frente de su equipo nunca tuvo una temporada perdedora; sus números en temporada regular como en postemporada, fueron impresionantes. En la década de los años sesenta, ganó, con los Empacadores de Green Bay, cinco títulos en nueve años, incluyendo los Súper Tazones I y II. Su gran legado a este deporte le valió el reconocimiento de la National Football League (NFL) que decidió nombrar al trofeo que entrega al campeón de cada temporada, precisamente con el nombre de Vince Lombardi.

Tuvo la virtud de cambiar la mentalidad perdedora de la franquicia: les enseñó que los verdaderos valores de la vida son la honestidad, la lealtad, el sacrificio y la humildad.

Fue el primero en utilizar el término "segundo esfuerzo"; con él invitaba a sus jugadores a dar el extra en los momentos de mayor presión o cuando se sentían derrotados. Años más tarde, la mayor parte de los entrenadores de este deporte, tomaron esta frase como la motivación esencial para sus escuadras.

La motivación que Lombardi daba a su equipo y la forma en que este los entrenaba daba como resultado un equipo de ganadores. Entre sus frases más entrañables, destaca esta:

"Cada vez que un jugador de futbol va a jugar a su posición, tiene que jugar desde el principio. De las plantas de los pies hasta la cabeza. Cada centímetro de él tiene que jugar. Algunos chicos juegan con la cabeza y eso está bien. Tú tienes que ser inteligente para ser el número uno en cualquier negocio. Pero lo más importante, tienes que jugar con tu corazón, con cada fibra de tu cuerpo. Si tienes la suerte de encontrar un tipo con mucha cabeza y mucho corazón, nunca va a salir del campo un segundo".

Imprimir Correo electrónico

Give your website a premium touchup with these free WordPress themes using responsive design, seo friendly designs www.bigtheme.net/wordpress