El amasiato del fut y sus medios

toluca-entrenamientos

Por Francisco Ciprián

La neta no fue penal.

A la primera repetición, se observa claramente que el balón pega en el hombro izquierdo del toluqueño Iván Alonso. No obstante, el árbitro Erim Ramírez juzgó como penal y eso permitió al América igualar con los Diablos Rojos en la primera comparecencia de las Águilas en el Azteca en la nueva era del Piojo Herrera.

En descargo del silbante, podría decirse que, en efecto, para convencerse de que no había nada sancionable, fue necesaria la televisión, pues en vivo da la impresión de que el defensa mueve el brazo queriendo detener el viaje del balón y fue precisamente esa la ilusión óptica por la que Ramírez se dejó llevar para marcar la pena máxima.

Si el América sufrió todo tipo de fallos arbitrales errados en su contra a final de la vergonzosa temporada pasada, ¿por qué ahora tanta alharaca?

El domingo pasado, después del juego, todos los medios de comunicación, los serios y los no serios, los especializados y los no especializados, hicieron una gran pachanga por el yerro de Erim Ramírez.

Un diario deportivo se aventó la puntada de convocar a una consulta de opción múltiple en su sitio de internet sobre las preferencias arbitrales sobre el conjunto de Coapa. Una opción de dicha encuesta virtual era si el público creía que las Águilas necesitarían otra "manita" arbitral en su próximo encuentro.

Para colmo está el arbitraje en el mundo, en realidad la falla del colegiado no debe escandalizar a nadie.

Lo que debe escandalizar es que el futbol siga viviendo en el oscurantismo. Si el aficionado prende la tele para ver un juego de la NFL, se dará cuenta que cualquier controversia en el campo es resuelta con la repetición televisiva, y en ella los oficiales casi nunca fallan. Si se desvela un poquitín para ver el Abierto de Australia, verá que el "ojo de halcón" desnuda cualquier duda del jueceo en cuestión de segundos, sin gritos ni sombrerazos.

Pero en el futbol, sea cual sea el torneo, sea cual sea el país, se siguen cometiendo atrocidades sin que la medieval dirección de ese deporte se anime a poner en orden a su arbitraje. Los yerros pueden ser monumentales en un Mundial de futbol o ínfimos en torneo en la Patagonia o la Santa María la Ribera, pero los años pasan y FIFA se niega a salir de las cavernas. Cualquier persona sensata se daría cuenta que por la ubicación de Ramírez en el juego del domingo en el Azteca, no tenía posibilidad alguna de ver y juzgar la jugada como Dios manda.

Con una simple tele, incluso de las chafas que venden en Elektra, el futbol se evitaría todos esos ataques de histeria por las fallas arbitrales.

Por otro lado, si todo los equipos en algún momento han tomado como escalón un yerro arbitral, ¿por qué tanto escándalo cuando el tropezón es a favor del equipo azulcrema? ¿Por qué Santos puede ser campeón con un gol con cinco metros en fuera de lugar y nadie se indigna? ¿Por qué los políticamente correctos Pumas, el influyente Pachuca y el mismo Toluca pueden incluso ser campeones, valiéndose de algunas "manitas" arbitrales, sin que la mitad del país se ponga de cabeza?

Muy sencillo, porque el antiamericanismo, catalizado durante décadas por el pusilánime joserramonismo, tiene una vasta grey de seguidores en el periodismo insulso y sin sentido.

No importa en esos medios el sensato análisis, lo que vale es el sensacionalismo y la provocación. Sienten lujuria por la impertinencia y la sinrazón. Son terroristas del micrófono y el teclado. Es ese periodismo que ha vuelto el oficio en una actividad semibochornosa, que lo ha convertido en una pseudocarrera apta para los que no comprendieron jamás el algebra, la geometría analítica y las leyes de Newton, y por eso no tuvieron otra que estudiar Ciencias de la Comunicación.

Como hace tres décadas, el periodismo deportivo mexicano se transforma en una perra en brama a cada falla arbitral en favor de las Águilas y ofrece una triste exhibición de quien sólo busca saciar sus bajos instintos a costa de lo que sea.

Evidentemente, al periodismo futbolero le hace inmensamente feliz compartir la caverna en la que habita en amasiato con el futbol.

Imprimir Correo electrónico

Give your website a premium touchup with these free WordPress themes using responsive design, seo friendly designs www.bigtheme.net/wordpress