El futuro de México, en nuestras manos

provincia-o-ciudad-perdida












Por Gefer

Comentemos las tonterías sobre la veda de información en torno a los candidatos que van a disputar la presidencia de la Republica. Es increíble que exista censura de sus propuestas y sobre todo de sus legitimas aspiraciones a obtener el voto ciudadano.

Sabemos que no es culpa del IFE (Instituto Federal Electoral), que es un organismo en apariencia autónomo, pero desgraciadamente burocrático, que tiene que acatar lo que le indica su reglamento. El pecado es de los mismos partidos que crearon esas leyes absurdas (por aprobar leyes sin leerlas y únicamente levantar la mano en la votación, lo que es normal en nuestro sistema parlamentario), leyes que ahora se les revierten e ignoran cómo anularlas.

Desafortunadamente para nosotros como votantes, no vamos a tener un punto de comparación real entre propuestas, ya que hubo candidatos que se pasaron bastante tiempo (si no es que años) de precampañas aun no reguladas y que en este momento ya son ilegales; la verdad da risa, la ingenuidad o maquiavélica complicidad de nuestros representantes en las cámaras.

Quisiera escribir sobre todas las absurdas propuestas que nos van a presentar:

De que ya son "buenos", que todas nuestras devaluaciones, corrupción, corporativismo y tranzas son cosas del pasado, que ahora piensan en GRANDE (quizá para sus familias como en el pasado), que ya aprendieron de sus errores (claro y ahora si van a lo grande) y que ahora ya no van a llorar ni a defender nuestro ya no tan devaluado peso como perros, jajaja; aunque, eso sí, arreglando contratos en lo oscurito con su respectivo 20% por debajo de la mesa , como estaba (y está) instituido, sobre todo en el DF, lo que no van a dejar así nomás, dejando de obtener sus beneficios.

Obviamente, si dejar de dar pan y circo al pueblo como lo hicieron durante muchísimos años. Independientemente de que en los Estados de nuestro México, donde se dan los actos más importantes del narcotráfico y violencia, son gobernados por ellos.

Otros nos van a ofrecer un México de amor y paz, olvidándose (o haciéndose los locos) de toda su violencia, estúpidas manifestaciones plantones que desquician al sistema productivo de nuestro país, escudándose en la libertad de expresión.

Y pregunto: ¿Por qué permiten únicamente manifestaciones que tienen que ver con sus intereses y reprimen a las que no les dejan beneficios, como fue la de los empleados de Mexicana de Aviación, como un simple ejemplo? Por otra parte, está claro que solo han logrado aceptación en el DF, dada su forma de engañar a la gente con su sistema populista, dando migajas a la gente de la tercera edad y circo a un pueblo necesitado de atractivos para sus hijos (pistas de hielo, albercas, conciertos de música y varios eventos para ganar records Guinness).

Cómo es posible que estén hablando de erradicar la corrupción y la violencia en el país, si dentro del DF no se puede arreglar un trámite de manera normal, sino en virtud de largas y burocráticas colas, para que al final cuando llega uno a hacer el trámite le digan que si no trae el acta de defunción de Benito Juárez, no lo puede hacer, propiciando la corrupción,

Así se desenvuelve el DF, además de sus estúpidas obras, las cuales por obtener grandes beneficios económicos para sus bolsillos, han hundido a la ciudad en un caos que afecta económicamente a la gente productiva.

El último nos va a proponer seguir con su propuesta (supongo) de una política de desarrollo lenta pero realista y sin llegar a extremos.

Llevamos varios años de una tranquilidad económica que puede rendir buenos frutos, no estamos tronándonos los dedos cada fin de año, tal vez mucha gente quisiera que llegáramos a los años 40 ó 60, en los que se vivían de tranzas.

Independientemente de sus errores hay que darles la oportunidad de que lleguen a concretar sus programas, o como se dice, el mundo no se hizo en un día. En realidad soy apartidista, se que por lo que escribo me van a decir que soy panista, pero por favor quisiera que vieran nuestra realidad y el mundo globalizado que vivimos, no podemos regresar al pasado y mucho menos al populismo absurdo y violento.

Pero esto es una simple opinión, a fin de cuentas en manos de cada quien está el destino de nuestro País.

Imprimir Correo electrónico

Give your website a premium touchup with these free WordPress themes using responsive design, seo friendly designs www.bigtheme.net/wordpress